Google Analytics

miércoles, 12 de octubre de 2011

El diseño sí importa

La semana pasada me fui de viaje, pero antes tenía que comprar algunos detalles que me faltaban. Decidí ir al Corte Inglés, y como siempre en la planta de perfumería habían unas cuantas dependientas entregando las clásicas muestras de perfume. Pero esta vez me sorprendió, porque en vez del típico trozo de cartulina blanca, se trataba de algo más parecido a una tarjeta de visita. Cuando termine de comprar lo que necesitaba y bajaba de nuevo a la primera planta para salir a la calle, me plantee si comprar el perfume del que me habían dado una muestra o no, al final decidí no hacerlo porque ya casi no me quedaba tiempo y no me quería arriesgar a acabar en un cola de personas en la caja. Lo raro es que llevo usando la misma colonia desde hace mucho años y nunca se me había pasado por la cabeza comprar otra, eso me hizo pensar. La chica era guapa, pero las que están otras veces también, no, eso no era. El perfume olía muy bien, pero ... no casi que tampoco es eso. Desde luego lo que me hizo plantearme comprar el perfume fue la tarjeta que usaron para pulverizarlo, un toque de clase frente a la competencia.

Frontal de la tarjeta indicando la marca y su lema

Trasera de la tarjeta indicando las características del perfume

*Nota mental*
Es muy posible que si la chica no hubiese sido atractiva ni el perfume hubiese olido bien, ni me hubiese planteado comprarlo, pero es que eso es algo que ya tienen el resto de perfumes de la competencia.

*Disclaimer*
En ningún momento este artículo pretende resultar sexista ni mucho menos, pero está totalmente demostrado empíricamente que es más rentable utilizar una chica atractiva como dependienta, tanto si el comprador es varón como si es mujer.

Y muchos os preguntareis ahora, ¿qué tiene esto que ver con el desarrollo de software?. Pues muchísimo, me acuerdo que cuando estaba en la universidad me tocó hacer unas prácticas para una empresa en una de las asignaturas, y nosotros, claro está, nos preocupábamos más de la técnica, del backend y poco o nada le dedicamos a la presentación de la web, todo sea dicho, nada sabía yo de eso en ese instante. Cuando presentamos al cliente la solución, hacía más o menos lo que quería, pero no le sorprendió ni lo más mínimo, incluso le parecía difícil de utilizar y nos lo hizo saber, mi enfado era monumental, ¿cómo no veía lo complicada que era la aplicación, y el tiempo que nos había llevado?. Sencillo, con el tiempo lo he aprendido, porque nadie sabe lo que cuestan las cosas fuera de su ámbito de competencia, pero lo que sí es totalmente cierto, es que a igualdad de condiciones la gente prefiere las soluciones que les hace la vida más fácil y que sean más agradables a la vista. Por esta razón te tienes que separar de la competencia de alguna manera y un diseño agradable e intuitivo es una de esas ventajas, pero sin descuidar la calidad de lo que no se ve claro esta.  Un ejemplo, supongamos que tenemos una web en la que tenemos que mostrar tablas, muy típico en nuestro día a día. Imaginando que mostramos la misma información, ¿quién prefiere los diseños sin estilo del primer enlace y quién los diseños del segundo enlace?.

Pues la diferencia entre ambos no llega a los 15 minutos que cuesta integrar jQuery, el plugin DataTables y un poco de CSS en tu web, pero la impresión del cliente será totalmente distinta. Además en el caso del segundo enlace, no  solo es una cuestión de diseño, sino que estamos dando funcionalidades añadidas, como búsqueda u ordenación casi sin esfuerzo.

¿No te viene a la cabeza ninguna empresa que haga esto en sus productos?, ¿quizás Apple, tal vez Audi o Mercedes?, ¿crees qué quien compra un Audi es por su calidad técnica y el acabo del motor, o tal vez la línea elegante y moderna tiene mucho que ver?.

Enlace a la entrada de David Bonilla sobre marketing emocional, quizás te interese leer algo si te ha gustado esta entrada.

6 comentarios:

Sergio dijo...

Realmente es así. A mi también me ha pasado muchas veces de presentar algo que lleva mucho curro y ver que la gente solo se fija en las imagenes o en los iconos. Muy buena la entrada...

Yeray Darias Camacho dijo...

Es lo que nos pasa a los técnicos, siempre nos gustan más los retos y nos centramos poco en los problemas del día a día.

Un abrazo y saluda a Aída y Serio junior junior :-P

Maria Luz Carmona dijo...

Muy buena entrada!!

La verdad es que en la primera empresa en la que trabajé tenían un departamento de diseño, además de realizar pruebas de usabilidad... al intentar abaratar costes la mayoría de empresas de nuestro sector lo han perdido.

Yeray Darias Camacho dijo...

Muchas gracias Mariluz :-)

Es un detalle a tener en cuenta, a lo mejor no se debería abaratar por este lado, a Apple le va estupendamente pese a la crisis, es para pensarselo. Esta claro que hay que trabajar muy duro en las partes que no se ven, pero si además ayudamos a las personas que lo usan a diario, simplificando los pasos que tengan que dar o haciéndolo más intuitivo mejor. Al final nosotros mismos vamos a ser usuarios de algún software tarde o temprano.

Un saludo.

Gregorio Mena Rodríguez dijo...

Ahí le has dado Yeray, muy buena la entrada. Justo hoy tenía una frase para el Twitter que leí en The Pragmatic Programmer: "Any chef will tell you that you can slave in the kitchen for hours only to ruin your efforts with poor presentation." Mi madre, mucho más cercana, siempre me soltaba otra muy buena "Es que comes por los ojos" ... si al final las madres siempre tienen la razón ;)

Un abrazo.

Yeray Darias Camacho dijo...

Jajaja, esa es la idea Gregorio :-) Sí, las madres ya se sabe, debe ser por eso de más sabe el diablo por viejo que por diablo :-P Además se puede ver que lo que valía hace 20 años sigue valiendo hoy en día.

Un saludo.